Ceder Aitana - Centro de Desarrollo Rural Aitana

Miércoles 05 de Noviembre de 2008

Información Turística

Montaña a tiro de mar

La montaña y los valles interiores del norte de la provincia de Alicante constituyen el marco geográfico del CEDER Aitana. Frente al perfil turístico y urbanizado de las zonas litorales de la provincia, en este territorio de 1.152 km2 destacan rasgos de profunda ruralidad y recursos naturales de gran riqueza paisajística y ambiental.  Más de una tercera parte de estos espacios se integran en la red europea Natura 2000 de áreas protegidas y, entre sus hitos naturales, destaca el Parque Natural de la sierra de Mariola.

montaña 1
Vistas del interior de Alicante

El CEDER Aitana incluye un total de 55 municipios y 84 entidades municipales repartidos por cinco de las nueve comarcas que integran la provincia de Alicante.  Aunque entre 1991 y 2001 se ha producido un abandono acelerado de la actividad agrícola, en el paisaje de estas zonas pervive la herencia árabe, ilustrada por sus cultivos aterrazados de almendros y olivos y su arquitectura en piedra seca, compartiendo protagonismo con importantes masas fores-tales.

Pese al retroceso de la agricultura, cuatro cultivos siguen marcando la vida de las gentes de la montaña alicantina. Con una producción de más de siete millones de kilos, el olivar y el aceite representan una importante fuente de actividad a tiempo parcial para muchos habitantes de la zona. Por su parte, la cereza y su espectacular floración constituye otro referente del paisaje y de la actividad agrícola a través de la marca de calidad Cerezas de la montaña de Alicante, que en la actualidad aglutina a 1.150 socios. Las tierras de Callosa d'Ensarria y las cuencas de los ríos Algar y Guadalest son escenario de otro cultivo con denominación de origen, el níspero. Mientras que el interior de la Marina Alta acoge vides de uva selecta, que sirven de materia prima a algunos de los caldos más reputados de Espana.

El rico patrimonio histórico y cultural reclama una puesta en valor que tarda en llegar. Los despoblados moriscos de las tierras del mítico caudillo Al Azraq, los castillos medievales, los pozos de nieve y los abrigos de arte rupestre ofrecen grandes posibilidades para el turismo cultural. También comienza a abrirse camino una incipiente oferta de turismo activo, para la cual la zona se halla extraordinariamente dotada, gracias a sus 689 km. de senderos homologados y a las condiciones que ofrecen para el ciclotu-rismo parajes como la vía verde del río Serpis.
Las comunicaciones por carretera siguen siendo una asignatura pendiente, aunque la finalización de la autovía central A-7 prevista para 2010 mejorará la accesibilidad de muchos municipios de l'Alcoia y el Comtat. Esta situación mejorará aún más cuando se ejecute el proyecto presentado por la Generalitat Valenciana para construir una vía rápida entre Villena y Benidorm, que situará muchos municipios de interior a escasos minutos de la costa.

montaña 2
Ríos del interior

Los servicios básicos no plantean déficits remarcables y casi todos los pueblos cuentan con escuela, o servicio de autobús al centro educativo más próximo, y consultorio médico. Un medio natural rico en posibilidades para el ocio y el deporte, la vigencia de tradiciones festivas y el acervo musical se revelan como las opciones más a mano para disfrutar del tiempo libre.   La montaña y los valles interiores del norte de la provincia de Alicante constituyen el marco geográfico del CEDER Aitana. Frente al perfil turístico y urbanizado de las zonas litorales de la provincia, en este territorio de 1.152 km2 destacan rasgos de profunda ruralidad y recursos naturales de gran riqueza paisajística y ambiental.  Más de una tercera parte de estos espacios se integran en la red europea Natura 2000 de áreas protegidas y, entre sus hitos naturales, destaca el Parque Natural de la sierra de Mariola.

El CEDER Aitana incluye un total de 55 municipios y 84 entidades municipales repartidos por cinco de las nueve comarcas que integran la provincia de Alicante.  Aunque entre 1991 y 2001 se ha producido un abandono acelerado de la actividad agrícola, en el paisaje de estas zonas pervive la herencia árabe, ilustrada por sus cultivos aterrazados de almendros y olivos y su arquitectura en piedra seca, compartiendo protagonismo con importantes masas forestales.

Pese al retroceso de la agricultura, cuatro cultivos siguen marcando la vida de las gentes de la montaña alicantina. Con una producción de más de siete millones de kilos, el olivar y el aceite representan una importante fuente de actividad a tiempo parcial para muchos habitantes de la zona. Por su parte, la cereza y su espectacular floración constituye otro referente del paisaje y de la actividad agrícola a través de la marca de calidad Cerezas de la montaña de Alicante, que en la actualidad aglutina a 1.150 socios. Las tierras de Callosa d'Ensarria y las cuencas de los ríos Algar y Guadalest son escenario de otro cultivo con denominación de origen, el níspero. Mientras que el interior de la Marina Alta acoge vides de uva selecta, que sirven de materia prima a algunos de los caldos más reputados de Espana.

El rico patrimonio histórico y cultural reclama una puesta en valor que tarda en llegar. Los despoblados moriscos de las tierras del mítico caudillo Al Azraq, los castillos medievales, los pozos de nieve y los abrigos de arte rupestre ofrecen grandes posibilidades para el turismo cultural. También comienza a abrirse camino una incipiente oferta de turismo activo, para la cual la zona se halla extraordinariamente dotada, gracias a sus 689 km. de senderos homologados y a las condiciones que ofrecen para el cicloturismo parajes como la vía verde del río Serpis. Las comunicaciones por carretera siguen siendo una asignatura pendiente, aunque la finalización de la autovía central A-7 prevista para 2010 mejorará la accesibilidad de muchos municipios de l'Alcoia y el Comtat. Esta situación mejorará aún más cuando se ejecute el proyecto presentado por la Generalitat Valenciana para construir una vía rápida entre Villena y Benidorm, que situará muchos municipios de interior a escasos minutos de la costa.

Los servicios básicos no plantean déficits remarcables y casi todos los pueblos cuentan con escuela, o servicio de autobús al centro educativo más próximo, y consultorio médico. Un medio natural rico en posibilidades para el ocio y el deporte, la vigencia de tradiciones festivas y el acervo musical se revelan como las opciones más a mano para disfrutar del tiempo libre.           

CEDER DESARROLLO RURAL AITANA.